LLÁMANOS: +39 (0)445.851420

News

Vapor saturado seco: tu arma para limpiar e higienizar a fondo

El vapor seco saturado es una innovadora tecnología de limpieza e higienización que está ganando popularidad debido a su extraordinaria eficacia. Este método de higienización con vapor seco aprovecha el poder del vapor de agua en un estado particular denominado «seco saturado«. Pero, ¿qué significa exactamente «vapor seco saturado» y por qué es tan útil en el campo de la higienización?  Averigüémoslo juntos.

¿Qué es el vapor seco saturado?

Para responder a esta pregunta, es importante recordar la definición de vapor. El vapor es la fase gaseosa del agua que se forma cuando el agua se calienta desde una temperatura de 1 °C hasta 100 °C y se transforma en gas mediante el proceso de evaporación. Sin embargo, no todo el vapor es igual. Existen diferentes categorías de vapor, incluyendo el vapor saturado y el vapor seco. Empecemos por diferenciar: ¿qué es el vapor saturado y el vapor seco

Como se ha mencionado anteriormente, al calentar agua desde 0 °C hasta 100 °C se empezará a observar la transición de la fase líquida a la fase gaseosa con la aparición de vapor, es decir, los enlaces químicos que mantenían unidas las moléculas de agua empiezan a romperse para dar lugar al vapor de agua. El vapor saturado se define como el vapor que se encuentra en equilibrio con el agua en fase líquida a una temperatura y presión determinadas, (por ejemplo, 100 °C a una presión de 1 atmósfera) donde los enlaces químicos que se rompen son un número igual a los que se crearán. Por lo tanto, el vapor saturado contiene la cantidad máxima de vapor de agua que puede mantenerse a una temperatura determinada sin que se produzca condensación (transición de la fase gaseosa a la líquida).

El vapor seco, en cambio, es una fase gaseosa del agua que tiene poca humedad y contiene una cantidad muy limitada de microgotas de agua. Esto significa que el vapor seco saturado está formado principalmente por vapor de agua (H2O) en forma gaseosa y casi ninguna molécula de agua en forma líquida. Esta situación se produce cuando el agua se calienta en un ambiente cerrado (por ejemplo, una caldera) a una temperatura superior de 100 °C, lo que la sitúa en el límite entre el vapor saturado y el vapor sobrecalentado. El estado de vapor sobrecalentado es la fase en la que se supera el punto de ebullición, abandonando la condición de equilibrio, y, en consecuencia, ya no habrá líquido que transformar en vapor de agua al romperse todos los enlaces químicos y no crearse ninguno nuevo.

vapor seco saturado

¿Cuál es la diferencia entre vapor saturado seco y vapor húmedo?

La principal diferencia entre el vapor saturado seco y el vapor húmedo radica en el contenido de humedad. El vapor saturado seco tiene una humedad muy baja, casi nula, mientras que el vapor húmedo contiene una cantidad significativa de gotitas de agua. Tomando un ejemplo práctico, podemos pensar en una tetera. El vapor que vemos salir de la boquilla se considera vapor seco, mientras que el vapor del interior del aparato, donde vemos gas saturado pero también gotitas de condensación en las paredes del material, se denomina vapor húmedo. Esta diferencia tiene un impacto directo en la capacidad de limpieza e higienización de estas dos formas de vapor. 

El vapor saturado seco es capaz de limpiar e higienizar eficazmente porque su baja humedad permite que las superficies tratadas se sequen rápidamente. Por el contrario, el vapor húmedo puede dejar las superficies mojadas y tardar más en secarse, lo que aumenta el riesgo de proliferación bacteriana o formación de moho.

¿Por qué se utilizan los limpiadores de vapor seco para la higienización y la sanitización?

Los limpiadores de vapor seco aprovechan la potencia del vapor saturado seco para ofrecer unos resultados de limpieza excepcionales. Estas máquinas están equipadas con calderas que generan vapor seco a alta temperatura, que se utiliza sobre las superficies a limpiar. El calor y la baja humedad del vapor saturado seco permiten eliminar por completo la suciedad, las bacterias y los gérmenes.

Los limpiadores de vapor seco se utilizan en diversos entornos, como el doméstico, el profesional y el industrial, para limpiar suelos, superficies duras, textiles y automóviles. La limpieza con vapor seco es especialmente eficaz para higienizar superficies, ya que es capaz de destruir muchos microorganismos patógenos, incluso algunas máquinas están diseñadas específicamente para el control de plagas de chinches de cama, sin utilizar productos químicos agresivos. La limpieza con vapor seco tiene como ventaja adicional la rapidez del trabajo, ya que no hay que esperar a que se sequen las superficies higienizadas, se puede terminar una sesión de limpieza en mucho menos tiempo que con vapor húmedo.

Los limpiadores de vapor seco de STI Steam Industry están diseñados para aprovechar al máximo este tipo de vapor y garantizar una limpieza, higienización y sanitización óptimas. Descubre todos nuestros limpiadores de vapor y si tienes dudas sobre el modelo que mejor se adapta a tus necesidades no dudes en ponerte en contacto con nosotros para solicitar información o presupuesto, ¡estaremos encantados de recomendarte el producto que más te conviene!

Comparte el artículo

Solicita ya tu presupuesto!






    Matricularse en
    ¡Boletin informativo!