LLÁMANOS: +39 (0)445.851420

News

Limpieza de barriles de madera, barricas y depósitos de vino

vino quad

Para producir un buen vino es necesario cuidar hasta el más mínimo detalle, uno de ellos es, sin duda, la limpieza de las barricas de madera que sirven de recipientes para el envejecimiento. De hecho, el lavado de los barriles y barricas de madera es un factor crucial en la creación de vinos superiores: se trata de un proceso delicado pero fundamental para garantizar la pureza y autenticidad de los sabores.

Una vez vacías, las barricas o los depósitos de vino requieren una atención especial para evitar la formación de moho y el deterioro de las acetobacterias, fenómenos que podrían comprometer la calidad del vino almacenado posteriormente.

Limpieza de barricas de madera con agua caliente a alta presión: por qué no es suficiente

Cuando se vacía una barrica, comienza una nueva etapa esencial: su limpieza. Este paso no es sólo un detalle técnico, sino una necesidad absoluta para preservar el vino de mohos indeseados y de la proliferación de microorganismos que podrían comprometer su calidad.

La práctica común de lavar con agua hirviendo, aunque puede eliminar algunos residuos, a menudo no es suficiente para eliminar por completo los fermentos y bacterias presentes en el interior de las barricas, poniendo en riesgo la integridad del vino. En efecto, la temperatura del agua caliente no es lo suficientemente elevada como para garantizar la destrucción completa de estos agentes. Además, algunos residuos, como sedimentos o taninos incrustados en las paredes interiores de las barricas, pueden requerir algo más que una simple limpieza con agua para ser eliminados por completo.

Incluso el uso de agua caliente a alta presión puede no penetrar profundamente en los rincones más recónditos de las barricas, dejando potencialmente zonas sin tratar en las que los microorganismos pueden sobrevivir y proliferar. Además, el uso prolongado de agua a alta presión puede dañar la madera de las barricas, comprometiendo su estructura y la capacidad del recipiente para conservar adecuadamente el vino.

pulizia botti legno

Lavado de los depósitos de vino: el papel del vapor

A diferencia del lavado de barricas con agua caliente, el uso de una máquina de inyección de vapor a alta presión es un método funcional y fiable. Un tratamiento breve con vapor, normalmente de unos 10 minutos a una presión de unos 10 bares, es muy eficaz para garantizar la esterilización de las barricas.

El vapor para limpiar penetra hasta los rincones más recónditos de la barrica, se condensa en la superficie interior y permite un enjuague completo. La alta temperatura del vapor no sólo elimina los residuos, sino que también destruye los fermentos y las bacterias, garantizando una limpieza a fondo y una esterilización adecuada.

Atención porque el vapor no sólo se utiliza para lavar barricas, de hecho también se recomienda y es muy eficaz para limpiar depósitos de acero inoxidable que contienen vino, llamados depósitos de vino. Estos recipientes tienen unas dimensiones considerables y una limpieza a fondo con los métodos habituales puede convertirse en una auténtica pesadilla. Con el uso del vapor, en cambio, es posible sanear e higienizar toda la depósitos de vino en un solo paso, independientemente de su tamaño, ahorrando no sólo tiempo sino también agua.

Además, con los limpiadores de vapor también es posible higienizar las líneas de embotellado, que son uno de los lugares más difíciles de higienizar a la hora de limpiar. Gracias a la potencia del vapor, la limpieza de toda la línea de embotellado llevará muy poco tiempo, sin necesidad de desmontar componentes ni de utilizar limpiadores químicos para eliminar microorganismos nocivos.

Mantenimiento de las barricas de madera: frecuencia de lavado de las barricas

La limpieza de los toneles de madera y de las barricas es un paso fundamental en todo el proceso de elaboración del vino y debe llevarse a cabo cada vez que se vacíe el depósito, tonel o bidón. Además de garantizar que la barrica esté libre de residuos e impurezas, el principal objetivo del proceso de limpieza es preservar la pureza del vino evitando la contaminación microbiológica que podría comprometer el sabor y la calidad del producto final.

La frecuencia de este proceso depende del uso de las barricas. Si no se utilizan con regularidad, es importante esterilizarlas al menos una o dos veces al año para evitar la formación de olores desagradables y la proliferación de agentes nocivos.

Una buena copa de vino no es sólo el resultado de una vinificación adecuada, sino también de la dedicación y el cuidado en la higiene de las barricas que lo albergan. Invertir en el uso del vapor como método de limpieza y esterilización es un paso esencial para quienes aspiran a crear vinos puros y auténticos.

Si trabaja en el sector vinícola y necesita un limpiador de vapor para la higienización de bodegas, no dude en ponerse en contacto con los expertos de STI Steam Industry para mayor información o presupuesto

Comparte el artículo

Solicita ya tu presupuesto!






    Matricularse en
    ¡Boletin informativo!